lunes, octubre 15, 2007

Las Provincias Marítimas

http://cdn.skim.gs/image/upload/v1456338478/msi/maritime-provinces_wregpg.jpgAl llegar a Halifax me recibe una casa blanca con techo triangular y un gato que se asoma a la ventana. Una imagen clásica de las provincias marítimas en Canadá. Una imagen que había olvidado y me da una sensación muy extraña, inesperada, que me recuerda a mis tiempos por esos lares.

Si pudiese resumir mi experiencia en Canadá sería así: lo bueno fue muy bueno y lo malo fue muy malo. Por eso cuando me encuentro con una alemana que ha llegado a vivir a las maritimas le digo que acá los sentimientos se amplifican, que las cosas buenas que te pasan se sienten muy bien y las malas muy mal. Ella no me entiende al principio, piensa que le quiero decir que la va a pasar mal. Pero le explico.

- Mira, por ejemplo, la amistad acá se siente muy fuerte. En cuanto te abren las puertas para una amistad formas un vínculo super fuerte. La gente no te olvida, se acuerda hasta los mínimos detalles de las experiencias compartidas. Tal vez la gente te parezca cerrada al principio pero la verdad es que se mueren por conocerte, pero no se tienen confianza.

- Por otro lado, cuando te pasa algo feo, realmente te tira al piso. Por ejemplo, cometes un error en el trabajo o con tu grupo de amigos, entonces te jodiste, porque no hay más grupos, estás en un pueblo y la gente no se olvida, te marca. No es como en la ciudad que puedes pasar de esa gente y abrirte a otros grupos. La presión social es muy fuerte.

Luego de cenar con la alemana y otros investigadores que asisten a la conferencia, me voy al encuentro con amigos de mis épocas canadienses, han venido desde ciudades a un par de horas de Halifax, donde estoy, para verme. La pasamos muy bien y me recuerdan muchas cosas de mi vida en Canadá que había olvidado por completo. Como digo, ellos recuerdan una serie de detalles que uno olvida. Tal vez porque uno esta de paso, comienza una nueva vida en otro país con otra gente, pero ellos no, ellos siguen en las marítimas, donde no todos los días llega un peruano como yo.

Pasamos una noche muy al estilo de la cultura de este lado de Canadá, que era exáctamente lo que quería. Es decir, fuimos a un bar tradicional estilo irlandés, escuchamos música de la región, que es una música muy alegre de influencia celta, con violín, que habla de los marineros, de las borracheras, de las peleas. Algunos bailan cantando, otros siguen la música zapateando desde sus mesas. Hacemos un círculo, tocan Great Big Sea, y bailamos y cantamos, conozco la letra. La música es en vivo. Tomamos mucha cerveza y de muchos tipos. Yo disfruto mi cerveza roja, con ese sabor especial que extrañaba, así como el de la Alexander Keiths, que es la cerveza de Halifax y de la cual los marítimos están muy orgullosos (ver foto).

Canadá es el hijo educado de Gran Bretaña y Estados Unidos el malcriado. Más o menos así se ve desde norteamérica. En Canadá la gente es muy respetuosa, polite, pacífica. Muy interesada por lo que pasa en el resto del mundo. Con uno de los mejores canales de noticias y documentales que conozco: CBC. No sólo se enfocan en noticias locales sino que transmiten muchas noticias internacionales, en cambio, la mayoría de noticieros que conozco en otros lugares son muy locales. Además presentan documentales alucinantes sobre política mundial, por ejemplo. Es que los canadienses están muy interesados por lo que pasa fuera de su país.

Los canadienses son de todos lados. Una vez en Canadá, es fácil ser canadiense, socialmente y legalmente. Luego de un par de años en el país la oficina de migración te llama preocupada para preguntarte por qué no estás aplicando a la ciudadanía, quieren saber tus planes y te incentivan a quedarte. Luego de 8 meses en el país uno puede aplicar a la residencia y en 3 años a la ciudadanía. Incluso estando fuera de Canadá es posible aplicar a la residencia a través de la embajada. Socialmente, canadienses de todos los colores y sabores conforman la identidad nacional. La gente, entonces, te hace sentir canadiense al poco tiempo de vivir allí.

Justamente veo en CBC una serie que se llama "Y tú, sabes quién eres?". Allí arman el arbol genealógico de canadienses destacados. Veo el caso de un comediante al que lo llevan a conocer a sus ancestros en Newfoundland e India. Un programa muy interesante que rescata el origen de los canadienses y lleva a estos personajes a otros países. Por cierto, de Newfoundland vale la pena decir algo aparte. Este lugar contradice la ley de que mientras más frio el lugar, la gente también. Newfoundland es una región muy muy fría, sin embargo, los newbies, como se le conoce a la gente de esta región, son gente muy alegre, calurosa, les gusta la música, la cerveza y valoran mucho la amistad.

Me voy de Canadá contento, luego de haber visto amigos, recordado las épocas marítimas, confirmado que Canadá es un lugar con gente muy linda, además, en lo profesional, me fue muy bien en mis dos presentaciones, no podría haberme ido mejor y me siento muy satisfecho por eso.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena Dani!! Se que te fue de PM en esas presentaciones. Y me da gusto como recuerdas con mucho carino a esa gente sencilla y alegre del suereste canadiense. Es importante recordar que las cosas simples en la vida son de lo mas autentico y bello que existe.
Nos veremos pronto!
Pepe

HjorgeV dijo...

Muy bonito. Solo se te escapó eso de "aplicar" por postular, presentarse o solicitar algo. Lo cual quiere decir, que ¡ya eres medio canadiense! Saludos desde Colonia.

Carlos Rosado dijo...

Que bueno que disfrutaste tu tiempo en las maritimas... aveces pienso que deberia regresar ahi, el oeste de canada no es tansolo como otra region, si no como todo otro pais... este pais es demasiado vasto. PD. Aqui la Keiths la venden como si fuera chela importada... ufff que rabia.