lunes, julio 31, 2006

La nueva constitución



Siento que ha pasado un buen rato desde que escribí el último blog. Es que en este par de semanas han pasado un montón de cosas. Empiezo por el final. Ahora vivo con Nico y Heather. Es decir, me mudé del departamento donde vivía con Dane en Prenzlauer Berg a Neukölln, o mejor dicho, ghetto Neukölln, jeje. También he comenzado a trabajar “al negro” (o sea, sin papeles…y porqué siempre negro tiene una connotación negativa? como los joden a los negros!) en una casa en un barrio pituco acá en Berlín haciendo limpieza. Por último, estoy planeando con Nico un viaje en bicicleta de unos días o un par de semanas, tal vez a Polonia. La ruta todavia no está clara pero la idea es llevar las carpas, vender unos politos en el camino y pasarla así un rato hasta que nos cansemos y se acabe la plata.

Y cómo empezó la historia? Bueno, hace un par de semanas vinieron los padres de Dane a Berlín de visita. Para mí era la segunda vez que los veía. La primera fue el año pasado cuando pasamos navidad juntos en un pueblo cerca a Hannover, donde ellos viven. Esa vez la pasamos bien y siempre hubo un trato muy cordial de ambas partes. Esta vez se quedaron en Berlín un fin de semana y pasaron una un día por la tarde a visitarnos con la idea de salir a un lugar a comer. Entonces conversamos un rato en la casa, les dimos un vino que le trajimos de regalo de Perú y luego salimos a caminar en búsqueda de un restaurant.

En el camino al restaurant y una vez allí Dane sacó el tema de los inmigrantes y el sistema de visas y permisos y lo injusto y discriminatorio que es, especialmente hacia personas que vienen de países pobres. Tema que ella conoce bien por su trabajo y que para mi es muy sensible por ser parte de la “data“, es decir, haber sido víctima de este sistema. Luego llegaron al tema de mi caso y Dane explicó que yo había vivido un año en Berlín sin un permiso válido o “ilegal”. El tema estaba en la mesa y yo era un espectador, hablaban entre ellos sobre mi situación como si yo fuera un fantasma.
Para mí es un tema que no toco con cualquier persona, sino sólo con gente que tiene cierta sensibilidad hacia el tema o lo conoce de cerca.

Dane explicó todo los problemas que me había causado el estar ilegal y lo injusto que le parecía. La opinión de sus papás, sin embargo, era que lo que había sucedido con mi caso era correcto y que los “castigos” que había recibido por estar ilegal eran los justos. Ellos pensaban que quedarse unos días de ilegal no es tan malo pero ya casi un año es realmente un crimen. Y pues, mi opinión en este tema es bien clara y ya la he explicado en un artículo completo en mi blog.

Creo que los que se quedan más tiempo viviendo como ilegales son realmente héroes, gente que logra sobrevivir a pesar de que el sistema les niega el acceso a educación, trabajo, salud y los margina de la sociedad en general. Además creo que un sistema institucionaliza la discriminación cuando establece que una persona es una amenaza para la sociedad sólo por no tener papeles y así la convierte en un criminal. Esto porque las personas que vienen de países pobres tienen más barreras para conseguir un permiso válido y, por lo tanto, ser las víctimas de este sistema.

Entonces me sentí ofendido por lo que dijeron, se los hice saber y me fui del restaurant luego de mandarlos, muy educadamente, a la mierda, jeje. De ahí me fui a al parque del muro a pensar un rato y sentí que era momento de hacer un cambio, de dar un paso que hace tiempo quería dar pero no me atrevía a hacerlo: mudarme. Llegue a mi casa, hice mi maleta, agarré mi laptop, llamé a Percy, un amigo peruano, le pregunté para quedarme unos días en su casa, me dijo que sí y que vaya a una estación del metro donde nos encontraríamos. Entonces salí de mi casa con todas mis cosas y sin un euro en el bolsillo y caminé muchísimo hacia esa estación donde lo esperé un par de horas.

Estuve viviendo con Percy una semana en un barrio a las afueras de Berlín. También estuve un par de días en una casa de campo en un pueblo cerca de Berlín con Percy y sus amigos donde armamos un fiestón brutal. En este tiempo estuve pensando qué hacer y conversando también con Dane. Al final me di cuenta que necesitaba dos cosas: rodearme de gente más alternativa y mi habitación propia. Lo jodido del asunto es que estaba sin un centavo entonces primero tenía que recursearme. Felizmente estar con Percy ayudó mucho, porque él vivió acá varios años como ilegal y conocé bien las tácticas de supervivencia. Entonces me dio unos buenos datos.

Me contactó con una familia para la que el trabajó, les comentó de mí y ahora yo les hago la limpieza de la casa. Ellos son una pareja de esposos de unos 50 años. Gente muy chevere, educada y amigable. Tienen unos cuadros increíbles en la casa. También Percy me paso el dato de iglesias que dan ayuda e instituciones medio caletas donde uno puede pedir un billete. Entonces he estado paseándome por todo Berlín visitando estas instituciones. Desgraciadamente por ahora todos andan de vacaciones, desde mi jefe en la universidad, hasta los sacerdotes de las iglesias, la gente de las ONGs e incluso los okupas!

Lo de los okupas lo digo porque he intentado de engancharme en una casa okupa, por esto de que quiero estar rodeado de gente con ideas originales y que piense un poco más allá del sistema y no se coma el cuento. Este tipo de gente la he encontrado principalmente en ambientes más alternativos como en las casas okupas. Además, mucha gente que conozco que llegó acá sin papeles y vivió de okupa me cuenta que es donde han conocido a la gente más de puta madre y por eso algunos decidieron quedarse viviendo en comunidad incluso luego de legalizarse y poder pagar un piso. Por eso me he puesto en la lista de espera de una casa okupa, pero por ahora no están haciendo los plenos en los que deciden si te aceptan o no porque los okupas se han ido de vacaciones, jeje. Todos estan de vacaciones.

Luego de pasar una semana con Percy cerca de Lichtenberg, el barrio nacionalista (medio neonazi), me mudé con Nico y su compañera de piso Heather a Neukölln, que es más o menos como estar en Istambul. Sacamos todas las cosas del attelier, lo cual fue una chambaza, y me instalé ahí. Mi cuarto ha quedado de puta madre. Tengo una cama gigantesca, una mesa donde pongo mi laptop y la decoración no la he tocado porque ya estaba alucinante: muchos posters, fotos, velas, paredes de colores amarillo fuerte y blanco. Los que estamos en esta casa nos quedamos acá hasta mediados de setiembre y de ahí safamos.

Me di cuenta que estaba en Neukölln y no en Prenzlauer Berg cuando salí a hacer compras y en el camino la gente que trabaja en los mercados de la calle iba ofreciendo frutas, verduras, y carnes. Yo estaba buscando un par de paltas para hacer guacamole y encontré unas por ahí y el vendedor me quería vender también a toda cosa algo más, unas manzanas, una sandia. Me dijo que me dejaba una sandia entera a 2 euros y bueno, le dije que no se gaste en ofrecerme cosas porque no tenía un centavo más, solo tenía para las paltas, le dije que andaba super misio y que tal vez otro día le podía comprar algo más. El tio, que me imagino era turco, me dijo dándome una palmada en la espalda que no me preocupe, que entendía y que todos estamos igual de pobres por acá. Wow pensé, bienvenido a Neukölln.

Lo otro que me pasó hace un par de días fue que se me acabó la crema y quería hacer pasta. Estaba cocinando y salí rapidito a buscar un poco de crema en alguna bodega por acá. No quise ir al supermercado porque me quedaba más lejos y dejé la olla prendida. La primera tienda que veo decía algo así como “abarrotes” y luego muchas cosas en árabe. Entré y la tía que atendía no hablaba bien alemán y todos los productos que vendían eran importados, imagino que de turquía. Habían algunos que parecían crema pero no estaba seguro porque todo estaba escrito en árabe. Me pasó lo mismo en la segunda tienda. Luego entonces me metí a un supermercado y todo lo que vendían en el super estaba en árabe, tenían crema pero más cara porque era importada. Ya estaba comenzando a enloquecer. Al final tuve que caminar hasta el PLUS y hacer una colaza para salir con mi crema.

Ahora cuando voy a Prenzlauer Berg a ver a Dane se me hace realmente un cambió total. Lo veo como un barrio mucho más fancy. En el camino en la bici trato de ver dónde comienza la diferencia, a partir de qué calles. Porque en un momento ya todo es tan diferente. Ya llegando a Prenzlauer Berg no hay casi turcos, la gente esta más fashion, la gente no maneja bici por la vereda porque los transeuntes se asan. En Neukölln, en cambio, todo es un poco más la ley de la selva. La gente esta sobreviviendo. Hay muchísimas cosas en la calle que la gente recoje. El día que llegué nomás recojí una silla y luego unas raquetas de ping-pong. Con Nico hemos armado con una mesa normal una mesa de ping-pong y la hemos puesto acá en su cuarto y a veces nos ponemos a jugar. Super entretenido. Tenemos hasta un árbitro que es un maniquí, jeje.

Una de las cosas que más me ha gustado hasta ahora de mi nuevo barrio es el canal. Nada como estar más cerca de la naturaleza y del mar. Acá la gente no va tanto a parques sino que al canal. Ahí se sientan a leer, tomar unas cervis, conversar, hacer parrilladas. Yo he estado yendo mucho últimamente. Me pongo a leer Murakami un libro de cuentos que me encontré acá en la casa: Wie ich eines shönen Morgens im April das 100%ige Mädchen sah. Lo estoy leyendo en alemán y está bien para mí también para mejorar el alemán.

En fin, ya me extendí mucho. Ahora esta semana es el planeamiento del viaje en bicicleta. Mañana tengo una cita en la oficina de migración para ver lo de mi estatus, así que también me alisto para esa batalla.

Entonces sigo por acá en una nueva casa y barrio, misio, comiendo pasta, chambeando al negro, pero en mi ley.

3 comentarios:

Carlos Rosado dijo...

Ufff.... que desmadre. Polonia seria una buena idea, y en bici mas... disfruta la chela y las mujeres bellas, seguro te divertiras a lo grande, solo procura llegar a krakovia... te acordaras porsupuesto que tengo un particular cariño por esta ciudad.

Anónimo dijo...

¡¡ que bien dani....estas en lo tuyo ¡¡
eso te sirve pa conocer "in situ" esa nueva vida y por supuesto para llenarte de informacion que estoy seguro lo usaras en tu especialidad.
muchos ya quisieramos estar en tu lugar o contigo en esa experiencia, pero nos falta decision.
un abrazo y que te vaya bien....

KITTY dijo...

Ayer justo estaba viendo tele. Salió un patín conocido aquí que se llama Chema Salcedo que habló sobre la frontera de los países...los límites. que tal palabra no?. Bueno, concluýó su monólogo diciendo: si en el mundo no hubieran fronteras que aburrido sería. Asu Dr. Salcedo, creo que este sr. sólo ha salido al mundo a turistear y le encanta pagar por las visas. Aunque sea viendo ccn puedes darte cuenta de la trascendencia que tienen muchos "ilegales" en la formación de la economía de los países. tal vez para muchas personas ´son sólo un error incalculable en la contabilidad. Suerte dani con el viaje! Let the force be with u! jejej