lunes, octubre 09, 2006

Museo Judío

http://www.berlin-infoguide.de/bilder/juedisches-museum-berlin.jpgHace un par de días estuve en el Museo Judío. Sucede que conocí en un bar a un tipo que trabaja en el museo y me dijo que podía entrar gratis, entonces, como hace tiempo que quería conocer este museo, aproveché la oportunidad. El museo es uno de los atractivos turísticos más importantes de Berlín. A continuación una descripción sobre lo que puede ver allí.

La exhibición permanente del Museo Judío en Berlín no sólo atraviesa el holocausto, sino que hace un recorrido a través de la historia del pueblo judío alemán desde la Edad Media hasta la actualidad. Comienza con la primera evidencia de presencia judía en Colonia en el año 321 y llega hasta el exterminio de 6 millones de judíos en Europa durante el régimen Nazi. Más alla de la exhibición en sí misma, vale la pena referirse sólo a la arquitectura del museo.

El edificio del Museo Judío es una obra del arquitecto Daniel Libeskind, el mismo que ganó en el 2003 la competencia para la construcción de un proyecto de gran importancia: el World Trade Center Ground Zero Site en Nueva York. El arquitecto judío polaco, que ha vivido 13 años en Berlín, es conocido por introducir un discurso crítico y multidisciplinario en la arquitectura. En su trabajo busca promover la paz y por ello ha recibido numerosas distinciones.

La arquitectura del Museo Judío es una obra de arte que cuenta por sí sola la historia de los judíos en Alemania. De hecho, dicen que antes que abriera sus puertas en el 2001, en un paseo por el museo vacío la gente ya podía imaginar las exhibiciones que presentarían en las salas. Por ejemplo, el Jardín del Exilio y la Emigración consiste de 49 pilares, 48 hacen referencia a la fundación del estado de Israel en 1948 y 1 a Berlín. Con este jardín Daniel Libeskind quiere hacernos sentir la confusión por la que pasa uno en el exilio. Asimismo, la Torre del Holocausto (ver foto) es un área en memoria a las víctimas del período Nazi representada por un espacio completamente vacío. Se encuentra al final de un pasillo detrás de una puerta de metal. Dentro el clima es frio, uno está rodeado de concreto, y hay una pequeña luz en la parte superior durante el día.

Por arriba la figura del Museo Judío se asemeja a un rayo. Posiblemente representa una estrella de David extendida, aunque también hay otras interpretaciones. Llama la atención que el edificio principal del museo no tiene ningún tipo de acceso desde la calle. La entrada se realiza desde un edificio adyacente, el Museo de Historia Alemana, a través de una escalera y un túnel que atraviesa este museo. Esto es un símbolo de que la historia alemana y judía es inseparable, violenta, y secreta.

En cuanto a la exhibición, primero presenta la historia de tres comunidades judías en la Edad Media: Speyer, Worms, y Mainz. Estos pueblos fueron centros de apogeo cultural en Europa Occidental. Allí convivieron judíos y cristianos en paz hasta el inicio de las cruzadas. Este pasaje de la historia es mostrado en un video tridimensional. El museo también exhibe cómo judíos fueron perseguidos y asesinados durante las cruzadas y la época de la peste en Europa. En el último caso porque se decía que ellos habían puesto veneno en los pozos de agua y de allí había surgido la peste.

Luego, el museo presenta la historia de los judíos en el sur y oeste de Alemania durante el siglo 15 y 16. En este período se volvieron comerciantes. Acá es cuando su posición comienza a ser envidiada y estar bajo permanente amenaza. Los judíos vivieron siempre en Alemania con muchas restricciones. Sólo en 1871 pasan a ser ciudadanos con iguales derechos. Pero, las restricciones a los judíos se eliminaron por poco tiempo. 60 años más tarde los Nazis abolieron la igualdad de derechos para judíos alemanes y dirigieron el exterminio y la persecución del pueblo judío en Europa. 6 millones de judíos murieron y casi la mitad de la población judía en Alemania emigró antes de la prohibición de la emigración judía en 1941.

El Museo Judío además cuenta con algunos registros de la vida cotidiana de los judíos en Berlín desde principios del siglo 20. Por ejemplo, videos caseros en que las familias judías van juntas a los lagos a tomar el sol y bañarse. Los niños pelándose, las mamás gordas cocinando con ropas de baño antiquísimas y graciosísimas. Recetas de cocina judía que hasta ahora se pueden encontrar en algunos restaurantes “kosher” en Berlín. Este tipo de recetas tienen sus reglas, por ejemplo, no es posible juntar leche con carne. Luego esta la sección de los hábitos sexuales judíos. Acá exhiben consoladores de la época, que estéticamente no son nada sexys, fotos de la comunidad gay judía, y de trasvestis judíos.

1 comentario:

Nes dijo...

Muy completo, estaba buscando info del museo. Gracias.