martes, junio 26, 2007

Christopher Street Day

El sábado pasado se celebró el Christopher Street Day (CSD) en Berlín. Ésta es otra de las celebraciones más prominentes de esta ciudad. En general el CSD se lleva a cabo en varias ciudades europeas, pero la celebración más grande es acá en Alemania. En otros lugares del mundo también existe un evento similar pero se le conoce como “Gay Pride” o “Orgullo Gay”. ¿De qué tratan estas celebraciones?

El comienzo del CSD se remonta al 27 de Junio de 1969 en la calle Christopher Street en la ciudad de Nueva York. Ese día se realizó una gran manifestación gay y de otras minorías en contra de los ataques por parte de la policía de los cuales eran víctimas. En aquella época, la policía hacia redadas frecuentemente en bares gays y arrestaban a personas por conductas “indecentes”. Esta vez, como sucede al inicio de las grandes transformaciones sociales, un grupo importante de la comunidad gay y transgenéro se organizó y contratacó. La batalla duró varios días y significó el inicio de la lucha por la reivindicación los derechos de la comunidad lésbico, gay, transgénero, y bisexual (LGTB).

El CSD es entonces una conmemoración de esta batalla contra la policía. En Nueva York se celebra desde 1970 y en Berlín se celebró por primera vez en 1979. Normalmente no se celebrá en la fecha histórica, es decir, el 27, sino que en algún fin de semana de Junio o Agosto. Esta vez se celebró el 23 de Junio.

La fiesta principal en Berlín se lleva a cabo en la calle 17 de Junio, en el mismo lugar donde se realiza el Love Parade. Es de hecho similar a esta fiesta por la música electrónica y los camiones. Pero los miembros de las organizaciones LGTB organizan la fiesta y ésta es más al estilo de un carnaval. Por eso, varios de los personajes del desfile están disfrazados al estilo “drag queens” y otros bailan semidesnudos.

No pude ir al desfile el Sábado porque estuve trabajando hasta la noche. Pero saliendo del trabajo me fui a otra de las celebraciones del CSD que se conoce en Berlín como el “Kreuzberger CSD”, por el nombre del barrio en que se realiza. Allí me encontré con Nico, Nora, Georg, y Tom. La calle estaba llena de gente, con puestos de comida, cerveza, y música. Esto en medio de una zona residencial. Incluso una gente en un departamente de un edificio había puesto música y los parlantes en las ventanas sonaban en toda la calle. Estuve un rato por ahí en un par de fiestas y cuando murió nos fuimos a la inauguración de un bar.

Pero, ¿cómo llegué a interesarme por la comunidad LGTB? En realidad el tema me era totalmente ajeno hasta que hace como diez años mi hermano me contó que era gay. Este fue uno de esos momentos en mi vida a partir del cual hay como un antes y un después. En ese entonces había comenzado la universidad y conocía muy poco sobre la comunidad gay. En los años siguientes siento que aprendí algo así como un nuevo lenguaje a través de mi hermano y otros amigos gays. Otra manera de entender la realidad, la manera gay.

También aprendí que ser gay en el Perú no es nada fácil. Como todo lo diferente e incomprendido, los gays en el Perú son totalmente discriminados, puesto al margen de la sociedad, junto con lo violento, lo marginal. Basta ver televisión por una hora (o menos) para escuchar el primer comentario homofóbico. Es asumido como normal que uno se puede burlar de los gays, al igual que de los cholos, los serranos, la gente de estratos socio-economics bajos, las prostitutas, y de alguna manera de todas las mujeres.

Por ejemplo, no es raro que la gente piense que los serranos votaron por Humala porque son ignorantes (o por la altura que les afecta el cerebro, como dijo Jaime Baily), que no es una falta de respeto molestar a una prostituta porque es una puta, que la gente con poca educación no debería votar porque ni siquiera sabe hablar bien, que a los cholos no hay que dejarlos entrar a algunas discotecas, y que las mujeres que salen con varios chicos son putas, pero los hombres no. Todos estos grupos han sido históricamente agredidos y por eso hay muchas revoluciones pendientes en el Perú. Por eso, además, es una suerte que ser gay no sea un delito, aunque en la práctica linda con lo delictivo.

Digo que linda con lo delictivo porque no es raro encontrar a gente del llamado “ambiente gay” en el mundo de las drogas, las prostitución, los robos, porque a ese rincón la sociedad los ha arrimado. Por su puesto, la misma sociedad se pregunta por qué la gente de “ambiente” vive en un mundo tan marginal, por qué no se mezclan más con el resto y paran sólo entre ellos. Las respuestas siempre son facilistas, siguen la misma lógica de los que explican la pobreza diciendo que los pobres son pobres porque son flojos y las mismas soluciones de los que pretenden solucionar el problema de la violencia en la ciudad aumentando el número de policías y cárceles. ¿Dónde está el alcalde para que nos solucione este problema?

El alcalde, seguramente, también es homofóbico. El alcalde va a cerrar las discotecas gays. Luego el empresario no te va a contratar a pesar que tienes tu título y tal vez hasta tu papá te botará de la casa por ser gay. El que atiende en el hotel te va a insultar por querer entrar con otro hombre a tener sexo. Todos en la tele se burlan de ti, ni hablar los comentarios de tus amigos, tus profesores, sobre los gays. El único ambiente en el que te puedes mover está en la marginalidad, en las discotecas del centro de Lima, junto con los locos, las drogas, la violencia. Violencia de la cual aprendes para sobrevivir. La sociedad, una vez más, construye con éxito un monstruo y luego le echa la culpa de sus problemas. Por su puesto, no en todos los casos es así y muchos logran vivir en un “ambiente gay” más sano, pero son la minoría.

Es por eso que el CSD es importante. En Europa se han ganado muchas batallas y se han conquistado muchos espacios, especialmente en países como Alemania y Holanda. Acá en Berlín nuestro alcalde es gay y por la calle es de lo más normal ver pasar parejas gays, especialmente por mi barrio. En otros países de Europa, sin embargo, falta mucho terreno por recorrer, especialmente en países más conservadores como España e Italia. En América Latina estamos en pañales, pero incluso entre nuestro países hay diferencias. En México y Argentina se ha avanzado mucho más. No conozco la realidad de otros países. En Perú estamos aún lejos de esta revolución. Pero las revoluciones llegan, así como pasó en 1969 en NYC y así como poco a poco se está asentando la revolución de las mujeres y de los pueblos indígenas. De la misma manera, poco a poco ganará terreno la revolución gay.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Ese Dani! Que elocuente tu comentario acerca de "el ambiente gay" y que gusto constatar que eres de los pocos "no-gays" que tiene el lujo de "saborear" la realidad gay con ojos de hermano (literal- y no literalmente). No tengo nada que agregar, solo que siempre has sido el mejor hermano que he podido tener.
Como se dice desde aqui: "Happy Pride!".
Pepe

Katia dijo...

Creo que de aquì a dos generaciones mías se verà ese cambio. Aquì en Perù se estàn sentando las bases (en los jòvenes) para que eso sea así....pero lamentablemente muy lentamente.

eldani dijo...

Qué bueno saberlo Kitty, pero sí, seguro tardará un rato más en cambiar.
saludos,
dani

Anónimo dijo...

Hola,

Por una simple casualidad, he encontrado tu blog, y he liedo l apágina donde hablar sobre la homosexualidad...Me ha sorprendido que digas que en España estamos retrasados respecto a ese tema, cuando hemos sido el tercer país del mundo en permitir los MATRIMONIOS entre personas del mismo sexo...Antes que UK, Canada... y en Alemania todavía no es posible...No tenemos un alcalde gay en madrid y de hecho es de unpartido conservador, pero el ser homosexual en España no supone ningún problema hoy en día, no tenemos ningún tipo de retraso en ese aspecto. Es simplemente un apunte.

Gracias y un saludo.

eldani dijo...

hola anonimo,

gracias por tu visita y apunte. lo que dije fue que falta terreno por recorrer en espana y no que esten atrasados...pero si, es bueno enfatizar esto del matrimonio gay, un punto a favor de espana.
saludos,
eldani