miércoles, junio 28, 2006


„Bären der Welt, meidet Bayern“
(Osos del mundo, eviten Bayern)


Esto declaró el presidente de una institución que protege a los animales en Alemania, luego de que ayer mataran a Bruno en el estado de Bayern. Bruno le pusieron al oso del que contaba en el artículo anterior. La frase ha recorrido la prensa y el caso de Bruno, el primer oso en Alemania en los últimos 170 años, ha generado discusiones medio en broma y en serio. Por ejemplo, sobre el trato a los inmigrantes en Alemania, el conflicto entre Berlín y Bayern, cuáles son los osos "buenos" y los "malos", y cómo tratar a los siguientes osos que vengan por acá.

Cuando Bruno llegó a Bayern el Ministro para el Medio Ambiente le dio la bienvenida. Luego, al pasar los días, el discurso fue cambiando. Comenzó la preocupación al no saber como lidiar con Bruno. Se dijo que el oso era un problema porque comía todo lo que se encontraba a su paso y estaba fuera de control. Entonces podía atacar y/o comerse también a la gente. Por otro lado, algunos testigos que vieron a Bruno cerca de una montaña dijeron que al verlo se escondieron en una casa y desde adentro le gritaron y el oso huyó. Es decir, también se piensa que Bruno tenía miedo a la gente y no la hubiese atacado. Hay varias hipótesis al respecto. Hoy en mi escuela discutimos sobre el tema e incluso alguien por ahí quiso demostrar que Bruno era vegetariano.

El mismo ministro que le dio la bienvenida hizo a fines de Mayo uno de los comentarios más graciosos que se ha hecho sobre el tema. Dijo que hubiese sido mejor que Bruno se comportase de manera más razonable. Es decir, como si se tratase de una persona y no un animal. Al final, se decidió que Bruno era uno de los osos “malos” y representaba una amenaza para la sociedad. Si hubiese sido un oso "bueno", tal vez más razonable y vegetariano, lo hubiesen dejado vivir.

La policía se encargó de buscar a Bruno. También trajeron expertos, creo que de Finlandia, para tratar de atraparlo, pero no lo lograron. Al final en Bayern se gastó mucho dinero y energía en el tema y parece que terminaron desesperándose y por eso lo mataron. Tres cazadores le dispararon a 150 metros de distancia y murió inmediatamente. Los polos, que se pueden comprar por internet, con el estampado “Herr Bruno is having a picnic, but he's no Teddy Bear” quedarán para el recuerdo.

El caso de Bruno también ha servido para despertar la antigua rivalidad entre Berlín y Bayern. Los berlineses se burlan de lo que pasa en Bayern. La rivalidad viene de guerras entre estas regiones antes de que se formara Alemania. Los berlineses ven a los bávaros como gente muy tradicional y conservadora y que trata de diferenciarse del resto. Las ideas más de derecha vienen de esta región. Se ha hablado de que los bávaros no saben tratar a los osos extranjeros, que casi le piden pasaporte y estuvieron por deportarlo.

Y bueno, ahora se dice que en los próximos años llegarán nuevos osos y que Alemania debe estar preparada. El Ministerio para el Medio Ambiente en Bayern ha dicho que si un oso "normal" pasa por Bayern en su camino a Austria, éste sí será bienvenido. Plop!

1 comentario:

KITTY dijo...

Por qué esas noticias no llegan a este país? aquí estamos con el TLC y demás notas de la burocracia política peruana. Tal vez sea una confabulación de los medios para no hacernos pensar más allá de nuestro territorio o tal vez porque aquí los animales no son preocupación de nadie, tampoco de muchos humanos. Creo que el comentario que me hizo un taxista el día de hoy me hizo alterar los ánimos. A la pregunta: Sr que cree ud que podemos hacer para reducir la pobreza en el Perú? El contestó: Los pobres son pobres porque quieren ser pobres. Ay. mejor la dejo allí. Besito Dani...sigue con el blog. así nos enteramos más allá de lo que leemos en los diarios peruanos.